Sobre l’escena eliminada a "Mai és tan Fosc" de la Recaputxinada.

El 2 de febrer de 2013 se celebrava la Recaputxinada, al convent dels Caputxins de Sarrià, un acte de la Plataforma en Defensa de la Universitat Pública. Allà s’havia celebrat, quasi 50 anys enrere, la famosa Caputxinada, que va significar la creació del Sindicat Democràtic d’Estudiants en un entorn clandestí.
La performativitat de l’acte, que rememorava aquells temps foscos, ens va impressionar per la seva capacitat d’evocar el passat franquista i equiparar-lo amb la dramàtica situació actual, concretament amb la universitària. Ens va semblar terriblement cinematogràfic, tot plegat.
Ens va costar, doncs, eliminar la seqüència, però realment ralentia el ritme, ens allunyava de la trama i l’audio era infame (no portàvem tècnic de so).
Especialment, el discurs final de Raimundo Viejo, va connectar directament amb coses que se’ns havien passat pel cap molt sovint: “l’hegemonia no és fora, no és del neolliberalisme amb nosaltres; l’hegemonia és aquí, amb qui té la vida resolta i ha de callar…”
L’inalhàmbric va captar, mentre l’Arcadi s’allunyava, una paraula que cada cop va prenent més importància: confluència. Però això ja formava part d’un altra període històric, i potser era això el què realment rebutjava la pel•lícula d’aquesta seqüència.
Era el preludi (que no una fuga) a una altra etapa, en la que encara estem inmersos i esperem que ens doni moltes alegries.

Consideraciones sobre “Mai es tan Fosc”: del superhéroe anónimo a la palabra evangélica. Por Érika Sánchez, directora del documental.

Cuando en 2010 preparábamos el proyecto de la película sobre Arcadi Oliveres, “Mai és tan Fosc”, quería ser un retrato fílmico de un superhéroe anónimo. Nunca se pensó en hacer una biografía ni un documental militante sobre el pensamiento económico-político de Arcadi Oliveres.

Nunca es tan oscuro fue rodada entre 2011 y 2012 de forma discontinua debido a las dificultades económicas para tirar adelante la obra. Rodamos en varias poblaciones y ciudades de Cataluña y en otras localidades españolas. Antes de empezar el rodaje elaboramos un guión fraccionado en 35 secuencias que nos permitió ilustrar el pensamiento de Arcadi en conversaciones, debates y charlas, combinado con otras acciones que posibilitaban retratar al personaje más cercano a través de sus continuas peregrinaciones. En paralelo a la escritura del guión lo acompañé en alguno de sus viajes. Recuerdo aquellos días con mucho cariño. La intimidad entre ambos y mi cámara, nunca la llegué a sentir cuando rodamos con todo el equipo de cine. Entonces, aunque no era un personaje demasiado mediático, estaba muy acostumbrado a estar delante de la cámara, y mi objetivo era desacostumbrarlo cuando esa cámara fuera la mía.

El día de la manifestación del 15 de mayo del 2011, el 15M, yo estaba en casa escribiendo el guión y seguía la protesta por twitter. En una de las fotos colgadas salía Arcadi subido a un camión apoyando el manifiesto del colectivo. En seguida llamé a Xavi, mi compañero, que había acudido a la manifestación con una cámara fotográfica, y le puse sobre aviso de que Arcadi estaba por allí y que registrara cada uno de sus pasos. A medida que pasaban los días, las acampadas eran más multitudinarias y se iban extendiendo al resto del Estado. A nivel internacional había sumo interés por la “Spanish Revolution” y Arcadi resultó uno de los referentes mediáticos del movimiento. Aquello precipitó el rodaje. Decidimos dejar la búsqueda de financiación y aparcar el guión, que utilizaría como hoja de ruta. Así, la película se transformó en un film de seguimiento, urgente, en una road movie.

Mientras el contexto social y político mutaba velozmente, mi percepción y la proyección mediática del personaje también lo hacía. De manera que esperábamos que del seguimiento y la búsqueda de ese film de ruta surgiera la construcción del mytho. Reconozco que al principio del rodaje con el equipo, tuve una sensación de incomodidad. Sentía que estaba descarnando a Arcadi, porque lo espiaba, y no lo hacía con la misma intención que las primeras jornadas a solas. Esta vez era consciente de hacerlo con un componente muy probablemente manipulador, y el proceso lo reservaba para el montaje. Las primeras imágenes eran inocentes, nos estábamos conociendo, las posteriores querían captar al mito, poner los elementos de la realidad al servicio de mi hagiografía. Y el cuento se narraría al final de la partida. Mientras, ante nosotros, se forjaba la imagen de una leyenda de masas. La poca distancia emocional, espacial y temporal dificultaba o ayudaba a que no pudiéramos escribir el relato, éste surgía de la urgencia de la propia realidad (el protagonista sufre mutaciones “reales” en la esfera pública). Aquello que fascinaba al principio (el discurso revelador y el anonimato de un héroe), desaparecen, y me quedo atónita ante una realidad que me devora y no soy capaz de dominar.

Hacer esta película sobre Arcadi ha contribuido a una necesidad mía de comprender e interpretar de forma empírica la cuestión evangélica. Fue la obra cinematográfica de Pasolini y su figura quien nos puso en la pista de la conexión entre el motor cristiano de la peregrinación de Arcadi, y su unión con la tradición de Juan XXIII y sus encíclicas, con su relación discursiva con el marxismo. Escribía Silvestra Mariniello sobre la idea de Pasolini en torno al evangelio y al marxismo que “La palabra, marxista o evangélica, se ha establecido en el mundo sin cambiarlo, sin entenderlo en su complejidad. Tal complejidad requiere un trabajo diverso del que los distintos intérpretes del evangelio y del marxismo han realizado: hace falta volver desde el inicio, reconociendo las diferencias y trabajando con ellas más allá del mito de una propuesta e idealista igualdad entre los hombres”

A menudo prestamos poca atención a esa irracionalidad que coexiste necesariamente con la racionalidad. En una época en que nos imponen pensamiento y adoctrinamiento como si fueran acciones exclusivas de la razón, a través de técnicos, expertos, especialistas, entendidos… creo urgente tener en consideración lo irracional, lo visceral, y es indudable que en nosotros habitan más de dos mil años de cristianismo. Como buena atea, es lógico que me aferre a la desgana cristiana, al hastío impuesto por una lógica jerárquica obsoleta pero repito que me obsesiona como penetra la palabra evangélica. Me cuestiono, como el título de un artículo del economista del Seminario de Economía Crítica Taifa, José Iglesias Fernández, a propósito del Proceso Constituyente (proyecto político impulsado por el propio Arcadi Oliveres y la monja benedictina Teresa Forcades): “¿Puede la barbarie capitalista ser evangelizada? “

Quiero creer que en “Mai és tan Fosc” tropiezas con cuestiones que trascienden la lógica de la vida de una persona.

Trailer de la película https://www.youtube.com/watch?v=laYGpR1pRV8 Web page www.documentalarcadioliveres.org

Sobre el barrio de la Barceloneta (Barcelona) nos llegan noticias estos días. Imágenes de turistas desnudos y otras perlas detrás de las cuales hay un modelo de ciudad al servicio de grandes corporaciones turísticas que nada tiene que ver con la vida de barrio, que precisamente és la que le otorga (lo construye lentamente) el encanto que lo hace atractivo turísticamente. Este otro “modelo” está representado en las noticias por las imágenes de las protestas vecinales en contra de este modelo y lo que genera.

Sobre esta vida de barrio, sobre lo que esto significa y por qué nos tiene que merecer un respeto, hay otros relatos, seguramente no tan espectaculares como los guiris en pelotas por la calle, pero para mi muy valiosos para entender de qué estamos hablando, qué hay en juego, cuando nos referimos a conflictos como los de la Barceloneta y tantos otros por el estilo.

Uno de estos relatos es la serie web Bloc dels Pescadors, de Andreu Meixide, que sigue el proceso de participación en la rehabilitación de un gran bloque de pisos de la Barceloneta. Paralelamente a este seguimiento, se va desplegando una exposición sencilla y directa de la vida cotidiana en el barrio.

Vale la pena seguir la serie, insisto, para comprender la diferencia entre un barrio, con todas las relaciones, rituales, identitades, lazos sentimentales con el territorio que surgen, y una ciudad dormitorio o una ciudad marca, donde cada vez nos sentimos más desplazados, más foráneos, menos reconocidos, donde no hay practicamente vida en común.

A parte, pasaréis un buen rato, que también se trata de esto.
http://blocdelspescadors.cc/

“Sin embargo, conocer no es suficiente. Los artistas tienen que mirar la realidad a través de la convivencia. La necesidad de convivencia puede nacer de experiencias de tipo ancestral; pero nosotros - argumentistas, guionistas, directores - nos interesa instaurar relaciones profundas con los demás hombres y con la realidad; hasta conseguir una nueva relación de producción artística que no sólo transforme nuestro arte, sino que produzca resultados en la vida, de forma que se produzca una mayor convivencia entre los hombres….”

César Zavatini (comentando el neorrealismo italiano)

fuente: http://www.espaienblanc.net/Cine-sin-autor-realismo-social.html

Ataraxia

Hassan Obsession

Lluitem! / RoadClip / Xavi Alías + Antivaho. Un cant de lluita. La set de la Balena.

Admiro

Admiro a la gente que admira a los pájaros que cantan
Admiro a los pájaros que cantan
Admiro a la gente que admira

Aspiradora USB connection to your brain #idea

Costalago Quartet a nova jazz cava. “y que un hombre es siempre más que un hombre y siempre menos que un hombre, más que un hombres porque encierra eso que el jazz alude y soslaya y hasta anticipa, y menos que un hombre porque de esa libertad ha hecho un juego estético o moral” cortazar, rayuela.